lunes, 26 de diciembre de 2016

Ruta Costera I. Planeta Duna


La Ruta Costera es la ruta más antigua de las cinco rutas de la galaxia.

Antes de continuar, un par de consideraciones sobre las mismas.

Hay muchas rutas en la galaxia: algunas solo las conocen unos pocos afortunados, pero las cinco más importantes y conocidas son la Costera, la Gastronómica, el Camino de los Ingleses, la Ruta del Bacalao y la Quetzal. Comencemos con la Ruta Costera.

Cuando el Imperio español saltó al espacio, se topó con una serie de dificultades en el espacio: a veces los viajes a puntos equidistantes eran más lentos y si se hacía por otro lado, eran más rápidos. Cuando se encontraban diferentes caminos o rutas por las que los viajes eran más rápidos que por otro lado, se denominaron Rutas Galácticas. La primera que se descubrió fue la que conecta Duna del sistema Namibia (en el extremo galáctico sur-oeste) con el planeta Naranjito del sistema Zruspa (en el sur galáctico).

El nombre de Ruta Costera se debe a que transcurre por el exterior galáctico y en ningún momento parece penetrar en el interior de la galaxia.

Haciendo un recorrido de oeste a este, los principales planetas de esta ruta son:

DUNA



Duna es el tercer planeta del sector Namibia. Lorenzo es el nombre de la estrella de este sistema. Es un planeta desértico, sin agua y cuyos indígenas se llaman a sí mismos "creyentes". Creen que vendrá un salvador, un mesías que salvará a los creyentes. Este mesías se pondrá el nombre de Pablo Jerbo, cabalgará las tormentas y llevará la paz a la toda la galaxia.

El planeta tiene una curiosidad: A cualquiera que viva allí más de un año comenzará a cambiarle los ojos a color verde, excepto a los que los tuvieran verdes antes, que les cambiarán a rojo.

El planeta sería una puta mierda si no fuera porque se puso de moda entre la alta burguesía y la nobleza ya que es ahí donde pueden tomar el sol sin tener que ir a la playa porque... TODO ES PLAYA. Sí, el razonamiento falla por todos lados.

El caso es que en ese planeta te puedes encontrar con montones de personas con sombrillas, pelotas de playa, bronceador, etc. en medio del planeta (y de la nada) "pasándoselo bien".

Al haberse constituido como destino turístico, se han construido cientos de hoteles y resorts para acoger a los cientos de miles de turistas que visitan Duna cada año.

Por supuesto, los turistas del planeta Duna no tienen ni idea sobre los creyentes del planeta, sus costumbres, su lengua o su mitología.

Ideas de aventuras:

  • Los exploradores son contratados por un multimillonario para trabajar como guardaespaldas. El multimillonario en cuestión quiere ir al planeta Duna. Él junto con sus amigotes irán en una nave y los lejías en otra (proporcionada por el ricachuelo). Al realizar la entrada en la atmósfera, la nave de los exploradores fallará estrepitosamente y caerá en el desierto. La nave ha sido saboteada. Al salir deberán sobrevivir al desierto, a los creyentes y encontrar al millonario. Posiblemente haya sido el mismo ricachuelo el que saboteó la nave para divertirse.
  • A los lejías le encomiendan la misión de ir a Duna para investigar a los creyentes. La misión es averiguar si realmente creen en un dios y en un alma o si son herejes. Para esta misión irán acompañados de un inquisidor. El problema es que el inquisidor dice las cosas más impertinentes en los momentos más inoportunos poniendo al pelotón en verdaderos problemas frente a los creyentes. Al final puede que el inquisidor se una a los creyentes o que sea incinerado por su mala lengua por los mismos.
  • Los exploradores han encontrado un mapa de un tesoro que se encuentra en el planeta Duna. Deben encontrar a alguien que les sirva como guía. La ruta pasa por un campo de sombrillas de ricos gilipollas, un asentamiento creyente y unas cuevas inexploradas. El problema es que el guía es también un creyente y que el tesoro, en realidad es...