lunes, 23 de mayo de 2016

Curianos

Otra entrada de las Xenoformas.

Los curianos u hombres-cucaracha son seres evolucionados a partir de las cucarachas domésticas que iban a bordo de las naves espaciales. Son seres insectoides de un palmo de grande y extremadamente parecidas a las cucarachas terrícolas. Al parecer existen dos razas de curianos: los curianos negros y los curianos rubios. Entre los curianos parece que existe una clara diferenciación entre estos dos tipos, ya que en las colonias que habitan, o son rubias o son negras, nunca están mezcladas. Infestan naves y algunos mundos. Normalmente se suelen erradicar mediante bombardeos selectivos (es decir, de todo el planeta).

El primer encuentro entre curianos y humanos fue en el planeta Vera Cruz Verde. Las autoridades locales pidieron permiso al emperador para comenzar unas negociaciones con estos seres, al percatarse de que había un colonia cerca de cada ciudad en este mundo. Tres días después se perdió el contacto con dicho planeta. Se mandó a una Bandera de Lejías y descubrieron que los curianos devoraron a todos los humanos del planeta. El MALEJ ordenó la limpieza termonuclear de ese mundo.

Al parecer, los curianos no tienen un sistema de agrupamiento tan sofisticado como los arratoi. Sus "ciudades" parece que no son más que simples amontonamientos de agujeros en los que estos insectoides permanecen durmiendo hasta que tienen que ir a comer o a matar humanos. También da la sensación de que carecen de líder o de estructura jerárquica.

La forma de reproducirse de los curianos es muy extraña, ya que pueden hacerlo de dos maneras diferentes:
  • Reproducción sexual entre curianos.
  • Reproducción por parasitismo humano.


En esta segunda forma, el curiano, introduce uno de sus huevos por el conducto oral del humano mientras duerme. El humano no sabe que está criando a un curiano en su interior pero hay sutiles cambios en el comportamiento del huésped: empieza a dejar comida y suciedad en la cocina debajo de los muebles y piensa que la forma más evolucionada de la naturaleza son los insectos.

Tras tres semanas de incubación, los curianos, salen de dentro de la barriga del humano. Afortunadamente, a estas alturas el humano está en estado catatónico, por lo que se puede afirmar que no sufre. Tras la salida del cuerpo de los huéspedes, lo primero que hace el curiano es devorar a su anfitrión, tras lo cual, sale corriendo hasta el nido de donde salió su progenitor.

Curianos devorando a su huésped.

El cómo el parásito es capaz de cambiar los pensamientos del sujeto anfitrión y cómo puede llegar al nido de su progenie han hecho pensar a algunos científicos que posiblemente esta raza tenga alguna habilidad telepática desconocida en cualquier otra raza.

Aún se está estudiando.