jueves, 19 de enero de 2017

Ruta Costera IV. Portugalete II


PORTUGALETE II



Portugalete II es el segundo planeta de un total de siete, de los cuales solo son habitables Portugalete II y Portugalete III, aunque este último es más frío por lo que Portugalete II es donde se concentra la mayor parte de la población en ese sistema solar.

La historia de Portugalete II es un tanto peculiar. Fue descubierta por Doña María de Haro "La Tremenda", llamada así porque las cosas se hacían como ella decía o la liaba parda: su carácter y su trabuco pesado exterminador eran la causa de ello. Reunió a un magnífico grupo de pioneros (según ella) y comenzaron la construcción de una ciudad en tiempo récord.

Al poco de fundarse, Portugalete II obtuvo privilegio del imperial de ser uno de los planetas donde los mestafari descargaban la lana. Se lo concedió el emperador Juan LIX "El Enrevesao". Al parecer "La tremenda" también tenía mano con el emperador.

Los mestafari comenzaron a descargar ingentes toneladas de lana y con ello comenzó la entrada de miles de doblones de oro. La alta burguesía, aunque no quería trabajar, pronto vio que Portugalete II tenía potencial para poder recibirlos a ellos como se merecían. Bueno, eso y que de esa manera podía controlar mejor el mercado lanar de donde ellos obtenían pingües beneficios.

Tras varias generaciones, solo quedaron dos grandes familias en Portugalete II (y familias pequeñas que eran satélite de las grandes), estas familias eran los Montañeses y los Escápulas. Estas ejercían una gran presión sobre la población local y la guerras de familias estuvieron durante años desangrando a la población local. Tal fueron los disturbios que hicieron intervenir a la emperatriz de turno (Isabel CC "La Universal") para calmar los ánimos. Aquellos disturbios fueron sofocados con la intervención de la guardia imperial ayudados de una bandera de la lejión.

A partir de ese momento El Imperio obligó a Montañeses y Escápulas a gobernar como les diera la gana pero que si volvía a intervenir, llevarían a ambas familias (más de 1.200 personas por cada una) a un planeta prisión y que después bombardearían el planeta desde órbitas geoestacionarios. Desde entonces, el planeta no ha dado ningún problema al Imperio.

Hablando sobre el planeta en sí, tiene como peculiaridad la proporción más alta entre habitantes y bares de toda la galaxia, a razón de 6 bares por persona. Los portugalujos-dos se dedican a tomar una bebida autóctona de bar en bar llamada "jarrilla" y que es extremadamente popular tanto para los propios como para los foráneos.

Lo más espectacular, arquitectónicamente hablando, es el Puente Colgante: un ascensor espacial que sirve para transportar personas y mercancías desde el espacio puerto orbital hasta la superficie del planeta. Es bastante rápido y se llega en menos de lo que los lugareños cortan dos troncos. Eso sí, está perdido de lana por el uso que hacen los mestafari.


Ideas de aventuras

  • La bandera de los lejías recibe la orden de ir a Portugalete II a restablecer la paz en el planeta porque dos familias de allí, Montañeses y Escápulas, están dándose fuerte y flojo haciendo que el comercio de lana merina esté bajando dramáticamente. El pelotón de los lejías recibe el cometido de asegurar el Puente Colgante para que no lo destruyan unos u otros. Deberán bajar por el Puente con la incomodidad de la lana que se le mete en la armadura, otorgándoles un -2 a cualquier acción si llevan la misma por "estorbo". Una vez abajo deberán neutralizar a los que estén defendiéndola (Montañeses o Escápulas). Una vez neutralizados los que se encuentren allí, deberán aguantar 1d10 +5 turnos las hondonadas de los que están fuera (Escápulas o Montañeses) hasta que lleguen los refuerzos desde afuera. Una vez asegurado el Puente Colgante, recibirán su siguiente orden: encontrar a una pareja de enamorados cuyos nombres son Romero y Julia. A lo largo de la aventura se irán dando cuenta que cada uno de ellos pertenece a una de las familias en guerra. Deberán ir a los palacios de cada familia, encontrar pruebas, interrogar a mayordomos, rastrear picaderos, inquerir a soplones, masacrar mafiosos del único club de moda que permanece en pie en el planeta... Todo muy sutil. Al final encontrarán a los enamorados ahítos de amor en algún edificio abandonado. Por cierto, Julia está preñada, pero no lo sabe nadie más que ella.
  • Los exploradores han llegado a Portugalete II y, como siempre, están sin blanca. En cualquier bar de mala muerte, alguien contactará con ellos para un trabajito: ir al planeta Churchill recoger unos palés y entregarlo en Portugalete II en un lugar específico. Les darán dinero para el combustible. En el momento en que acepten y mientras permanezcan en el planeta, cada 10 minutos de juego real, aparecerá un enemigo, con un arma diferente. Empezando por una navaja y aumentando el poder de cada arma por cada enemigo que aparezca (machete, pistola revolver, escopeta, etc.). Por cierto, todos los enemigos son clones. En Churchill no tendrán problemas si pueden hablar en inglés. A la vuelta los clones de 10 minutos ya empezarán a tener armas más contundentes (rifles de asalto, trabucos pesados...). Por cierto, los palés van hasta las trancas de armamento pesado. Una vez entregados los palés ya no aparecerán más clones. Explicación; un psíquico portugalujo-dos sabe que los PJ van a por armamento pesado y está mandando clones para intentar frenarlos. Los clones son de él mismo pero sin ningún tipo de habla. El psíquico sabe que si llega dicho armamento habrá una guerra civil en el planeta y quiere pararlo a toda costa.
  • Uno de los exploradores es familiar de los Montañeses y contactan con él para poder luchar contra los Escápulas. Le ofrece pasta a él y a los que reclute para la lucha final contra "esos cabrones". Deberán ir a la ciudad de Verónica, a tomar al asalto una edificio llamado "Casa Julia". Tienen los planos y deberán pensar un plan de ataque. Les informan que no llegarán refuerzos a Casa Julia porque va a haber un ataque a gran escala en todo el planeta contra los Escápulas. Una vez "pacificada" la Casa de Julia deberán encontrar pruebas de dónde puede encontrarse la tal Julia. Desgraciadamente cuando tengan la pista de dónde encontrarla (un bloque de apartamentos, gracias a una factura de alquiler del mismo), se darán cuenta de que la Guardia Imperial junto con Lejías del Espacio acaba de entrar a fuego y sangre en el planeta. Tendrán que decidir qué hacer, si seguir con la misión, escapar por patas, llevarse lo que puedan de Casa Julia... Si deciden ir a por Julia y Romero tendrán que enfrentarse a un pelotón de lejías que han dado con el lugar antes que ellos. Una vuelta de tuerca sería que alguno de los exploradores fuera familia de los Montañeses y que no lo supiera nadie de los demás.