miércoles, 12 de octubre de 2016

Geopolítica III. Europa II

Pues, como comenté la última vez que escribí de geopolítica, hoy toca Holanda y Francia. La próxima: Inglaterra.

HOLANDA


Holanda es un país raro, con un idioma raro que se encuentra en un hoyo y su mayor industria son: los quesos de bola y la salsa de soja.

Una vez que los otros dos imperios (Inglaterra y Francia) consiguieron el combustible para poder "saltar" al espacio, solo era cuestión de tiempo que Holanda lo consiguiera y llegara a las estrellas.

El Imperio Holandés es el más pequeño de los cuatro imperios que hay en el espacio. Sus colonias son tristes, tristes... muy tristes. Hay gente que dice que es más divertido ver cómo crece el óxido en una cancela que ir a una de las colonias holandesas. Suelen ser colonias con agricultores y ganaderos, en los que se cultiva la soja y se crían vacas lecheras, de donde se saca el "famoso" queso de bola.

Es normal que cuando un holandés se va a buscar aventuras en una nave pirata, su vida dé un giro de 180º y pase de estar en una colonia aburridísima, a transformarse en un ser altanero, que va a prostíbulos y/o se convierte en un pirata sanguinario.

Diplomáticamente hablando, Holanda es más afín a Inglaterra que a Francia. Y por supuesto, odia al Imperio español (como Francia e Inglaterra).

Respecto a los piratas de su nacionalidad, Holanda siempre ha negado que haya ayudado o contribuido a la fuga de dichos piratas holandeses. Pero es mentira. Son de lo peor (los piratas y los holandeses).

Los planetas más famosos son Nieuw Amsterdam, Nieuw Haarlem, Vlissingen, Bredeweg o Staaten Eylandt.

FRANCIA


Los ingenieros franceses trabajaron codo con codo con ingenieros ingleses para poder conseguir el etanotriol, el combustible con el que el Imperio español había conseguido viajar a las estrellas. Una vez conseguido ese secreto tan bien guardado durante milenios, los franceses comenzaron su colonización espacial.

Francia, antes del acuerdo Bredotó se anexionó los territorios de la suiza francófona. Quisieron hacer lo mismo con Québec, pero los quebequenses se negaron, diciendo que eran más franceses que los mismos franceses y decidieron quedarse en Canadá.

Volviendo a "los verdaderos franceses", en cuanto consiguieron el etanotriol, saltaron a las estrellas. Buscaron sistemas que no hubieran sido colonizados por los españoles, y como el espacio es muy grande, consiguieron llegar a muchos sistemas. Al igual que los holandeses, los franceses no le hacen ascos a meterse a piratas ya que su imperio les ayuda con naves espaciales y pertrechos para atacar a las naves españolas.

El rey-emperador de Francia o le roi (léase le ruá) obliga al delfín (el heredero al trono) a visitar algunas colonias francesas en el espacio para animar a los colonos. Desde hace generaciones, el rey-emperador "pasa" de reinar y le da todo el poder al cardenal Richeliescu. Vamos a hablar un poco más extensamente de este tétrico cardenal.

En el año 32.013 UR, una nave francesa encontró en el planeta (BORRADO POR RAZONES DE SEGURIDAD) una sustancia aceitosa dentro de una cueva. Esta sustancia fue llevada para analizarla a los laboratorios franceses d'Upont, pero no encontraron nada raro. Lo guardaron durante años en sus almacenes sin que nadie le prestara la más mínima atención. Un día, pasando el viejo cardenal Richeliescu por aquellos lares, hubo un terremoto. El frasco que contenía esa sustancia, cayó sobre él y al momento, el cardenal se sintió rejuvenecer. Con todo el poder que atesoraba, decidió cerrar esos almacenes hasta descubrir de dónde había venido esa sustancia. Estuvo durante varios meses encerrado con sus más fieles seguidores. Al final consiguió saber el sistema y el planeta donde estaba aquello.

Viajó a aquel planeta y se hizo con unos cuantos litros de Fontaine de Jouvence nº5 (el nombre que le dio Richeliescu), y con el vigor de la juventud recobrada comenzó a hacer planes:
  • Decidió hacer un cuerpo de élite llamado Los Mosqueteros del Cardenal (o simplemente los Mosqueteros). Serían los mejores soldados de Francia, con una sueldo estratosférico y con las mejores y más avanzadas armas para ellos. Una parte de los Mosqueteros serían la guardia personal del cardenal y otra parte serían los que se dedicarían a proteger al planeta (BORRADO POR RAZONES DE SEGURIDAD) de Fontaine de Jouvence nº5. La guardia personal y la que protege el planeta se turnan para no quemarse en los puestos. Los Mosqueteros deben dejarse obligatoriamente el bigote "mosquetero" con perilla opcional, y deben decir "oui" y no "sí".
  • Así mismo, decidió hacer un cuerpo llamado legión extranjera, que está compuesta exclusivamente de ciudadanos de fuera de Francia. Son los que el cardenal usa como carne de cañón para las batallas. Si terminan el período completo pueden conseguir la nacionalidad francesa.
  • Por último, en las catacumbas de la catedral de Notre-Dame instaló un depósito de tormentas en el que iría acaparando gigalitros de Fontaine de Jouvence nº5.
Con todo ello, el cardenal Richeliescu vive desde hace milenios gobernando Francia con puño de hierro, mientras que nominalmente es "le roi" el que sustenta todo el poder. El cardenal hace todo lo posible para que los Delfines de Francia tengan el mínimo interés en gobernar y más en ir tras las cortesanas, beber buen vino, comer paté de foie... Y cualquier vicio que se le antoje.

Las historias que se cuentan en Francia, y en el resto de universo no suelen dejar en muy buen lugar al cardenal y en su "aparente" inmortalidad.

Los planetas más famosos son: Olalá, C'est la Vie, Cancan, Aramis, TourEiffel, Croissant, Souffle o Café Olé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario